Servicios Ofertados
Exploraciones diagnósticas
Procedimientos médico-Quirúrgicos
Cirugía LASIK
  Descarga folleto promocional cirugía LASIK
  Consideraciones antes de la intervención de Cirugía Refractiva
  Preguntas Frecuentes

Preguntas frequentes  
Avanza Visión Servicios Ofertados Cirugía LASIK Preguntas frequentes
  • ¿Qué pruebas hay que hacer antes de la cirugía LASIK para saber si me puedo operar?

Antes de la cirugía LASIK, es necesario hacer una exhaustiva exploración ocular para poder ver si el paciente es candidato a la intervención. Durante este estudio preoperatorio se determina la graduación exacta y la visión del paciente, se realizan pruebas para determinar si la córnea del paciente reúne las características apropiadas de espesor y curvatura y finalmente se realiza un completo estudio de salud ocular para valorar posibles patologías que pudieran desaconsejar la intervención.

  • ¿Estas pruebas, son dolorosas?

En absoluto. Se trata de pruebas no invasivas (no se ha de tocar el ojo), que se realizan en un tiempo aproximado de 1 hora. Es interesante que el paciente venga acompañado ya que en muchas ocasiones es necesario administrar colirio para dilatar la pupila, dificultando la visión y la conducción durante el resto del día.

  • ¿Hasta cuántas dioptrías se puede operar con la técnica LASIK?

La cantidad de dioptrías que pueden eliminarse mediante cirugía LASIK vendrán determinadas en gran medida por las características que presente el ojo del paciente. Habrá pacientes a los que se les podrá intervenir a lo sumo de 3 dioptrías y habrá otros que puedan que puedan intervenirse de más de 8 dioptrías. De forma genérica, con la tecnología láser de última generación que dispone la clínica Avanza Visión, se pueden tratar hasta 12 dioptrías de miopía y más de 6 de hipermetropía y astigmatismo. No obstante, siempre será el cirujano (con los datos del estudio preoperatorio) el que decida si es factible la corrección de todas las dioptrías mediante láser.

  • Si tengo los ojos muy secos, ¿me puedo operar? ¿empeoraría si me opero?

La sequedad ocular puede ser motivada por diferentes factores y dependiendo de la severidad de la condición, puede considerarse una contraindicación relativa a la técnica LASIK. Por ello, durante el estudio preoperatorio se realiza un detallado examen de la lágrima (tanto de su calidad como de la cantidad de producción) para ver si la cirugía es viable. En casos de sequedad muy severa se puede optar por cambiar el tipo de intervención que se realiza con el láser o bien tratar previamente al paciente durante unos meses para ser intervenido si se produce una mejora del cuadro.
Respecto a la posible aparición de sequedad postoperatoria, es probable que el paciente note sus ojos más secos o sensibles durante las semanas posteriores a la intervención, por ello se le pauta lubricación ocular hasta que cesen los síntomas (entre 1 y 3 meses).

  • ¿Es cierto que veré destellos en las luces y que no podré conducir por las noches si me opero de LASIK?

Esos son los síntomas que experimentan los pacientes al ser intervenidos con sistemas de láser antiguos, donde la aplicación del mismo sobre el ojo, generaba un cambio de curvatura tan acusado, que provocaba grandes distorsiones en las luces y visión nocturna muy deficiente. Sin embargo, en la clínica Avanza Visión disponemos de un láser de última generación, que permite mantener la curvatura natural del ojo tras la intervención, favoreciendo (además de una visión perfecta), la no presencia de destellos luminosos y la estupenda visión independientemente del nivel de iluminación.

  • ¿Podría operarme si la graduación me varía continuamente?

Para poder intervenir a un paciente proporcionándole verdaderas garantías de que va a presentar un resultado predecible y estable a lo largo del tiempo, es necesario que su refracción (graduación) permanezca estable antes de la intervención. Como poder operarte, sí que se podría, pero en Avanza Visión recomendaríamos esperar a que la refracción se estabilice para poder intervenirte con verdaderas garantías.

  • ¿Qué ocurre si tengo más dioptrías de las que se pueden tratar con el láser? ¿No me podría operar?

Para aquellos pacientes que no reúnen las características apropiadas para intervenirse con láser (bien porque tienen excesivas dioptrías o bien porque su córnea no presenta unas buenas condiciones), existen otras alternativas quirúrgicas para eliminar la graduación. Una de las más empleadas y de las que mejor resultado proporciona al paciente es el implante de una lente intraocular (LIO). Esta técnica quirúrgica permite al paciente corregir su graduación sin suponer consumo de tejido alguno, a diferencia de lo que ocurre con el láser. Asimismo, se trata de una técnica reversible (ya que puede ser extraída del ojo si el paciente no la tolera bien) y ajustable (ya que si el paciente no queda perfectamente a cero tras la intervención, se puede aplicar una pequeña cantidad de láser para eliminar la graduación residual que pudiese haber quedado).

  • Tengo 51 años y uso lentes progresivas. ¿Podría operar mi vista cansada (presbicia)?

La presbicia o vista cansada es un fenómeno fisiológico que experimenta todo el mundo debido a una incapacidad progresiva que presenta el ojo para poder enfocar objetos de cerca (acomodación) y que tiene lugar, normalmente, a partir de los 40-45 años.
Actualmente existen diferentes técnicas quirúrgicas que intentan restaurar el enfoque del paciente a todas las distancias. Básicamente se pueden agrupar en dos grandes grupos: intraoculares y con láser.
La más conocida del primer grupo consiste en realizar una cirugía de catarata (aunque no haya catarata) e implantar una lente que presente un foco de lejos y otro de cerca (lente multifocal).
En el segundo grupo quedarían englobadas las técnicas que intentan corregir la vista cansada mediante aplicación de láser (LASIK). Una de estas técnicas consiste en la corrección de la totalidad de la graduación para visión lejana en el ojo de mejor visión y la corrección parcial de la graduación en el otro ojo, de modo que quede levemente miope y por tanto la visión sea nítida de cerca. Dicho de otro modo, un ojo vería de lejos y el otro de cerca.
Por otro lado, dentro de este grupo tendríamos la técnica que intenta corregir la presbicia mediante la creación de un ojo con una curvatura muy específica que favorece la profundidad de foco del paciente, viendo de forma nítida a todas las distancias y con los dos ojos.
Se trata de una técnica altamente contrastada en EEUU y de la que es pionera en Valencia la clínica Avanza Visión.

 

PROXIMAMENTE